Butterfly Explosion + Jardín de la Croix (Sala Moog, Abril 2011)

Por primera vez, la banda irlandesa Butterfly Explosion visitaban nuestro país, y después de los conciertos en Madrid y Murcia, acababan su “spanish tour” con la actuación del sábado por la noche en la Sala Moog de Barcelona. A priori, todo cabía presagiar que sería una gran velada de rock con aires noventeros, y realmente la cita cumplió todas las expectativas que por lo menos un servidor tenía.

La velada post-rockera comenzó a poco antes de las 22h.con los madrileños Jardín De La Croix saliendo a escena. Sinceramente, no conocía a esta banda, y después de su actuación, a pesar de que a ellos no les acabó de convencer, a mí sí, y bastante. Y puedo asegurar que al resto de los asistentes también. Con un directo potente, descontrolado (en ocasiones hasta el extremo), y sobretodo guiados por un talento en todos los puestos de la banda, en especial las guitarras, lograron poner al público en situación de lo que habían venido a oír: todo un espectáculo de la distorsión.

Los “peros” de su actuación los uniré a los “peros” en general al final de la crónica.

Una hora después, salieron Gazz Carr, líder de Butterfly Explosion, y sus chicos a procurar que todo estuviese en orden. Todo está listo, empiezan.

Abrieron el concierto con su single principal, esa reminiscencia de los ’90 más shoegazers llamada “Closer”, para ir repasando casi íntegramente todas las canciones de ese gran álbum, estrenado el año pasado (y reseñado aquí), llamado Lost Trails. En todo ese cúmulo de guitarras que parecían gritar, de esos pedales casi aplastados, y de esos teclados que le daban un aire de pureza y abstracción, habían unas canciones de gran tirón comercial como fueron “Chemistry”, o “Turn in You”, y momentos que los que conocen bien al grupo deseaban pero no esperaban, como fue la inclusión de uno de los temas emblemáticos de la banda, perteneciente al EP Turn The Sky, la canción seguramente más pop de la banda: “Next Year”. Pero claro, no hay que olvidar que esta joven banda lleva años absorbiendo la esencia de sus predecesores God Is An Astronaut, The Smashing Pumpkins, o aquellos con quien más pueden ser relacionados, Slowdive. Y se notó mucho en tres de los cortes más imprescindibles de la banda, tanto en disco como en directo, dónde ya alcanzan un nivel de ensoñación y de épica que pone los vellos de punta:  esa maravilla “metafórica” llamada “Sophia”, la contundente y explosiva “Car Park” y la canción con la que cerraron el breve pero sensacional concierto (poco más de una hora), “Automatic”.

Ahora vamos con los “peros”. Sabemos que en la actualidad no se puede pedir a bandas emergentes tocar en sitios de tanto caché como Apolo o Razzmatazz, pero para el estilo que tocan, dónde la acústica del lugar ha de ser otro instrumento más, sonar bien es imprescindible. No tengo quejas de la Sala Moog, pues nos trataron de maravilla y el personal es excelente, pero este tipo de conciertos son para realizarse en sitios dónde pueda apreciarse más los jugueteos de guitarra que practican bandas de este género. A la par de añadir los problemas técnicos que sufrieron Jardín De La Croix, y el casi nulo tono de voz de Gazz de Butterfly Explosion.

Fueron detalles mínimos, a lo que repito que no voy a culpar a nadie, pero que habrían hecho del concierto de anoche uno de aquellos que se recordarían por mucho tiempo. Porque me puedo suponer que los que estuvimos anoche ya estamos deseando que vuelvan a pasearse ambas bandas por aquí. Por lo menos, yo lo estoy deseando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s